Documento
Obras
Artista
Angélica Liddell
Año
2005
Créditos
Interpretación: Gumersindo Puche, Angélica Liddell y colaboradores especiales: Virtudes Estevan, Elia Sáez 
Diseño de espacio y vestuario: Angélica Liddell
Diseño de iluminación: Carlos Marqueríe
Edición de vídeo: Salvador Martínez. Vicente Rubio
Banda sonora: José Carreiro
Fotografía: Jaime Ortín
Técnico: Eduardo Vizuete 
Producción: Iaquinandi S.L. con el apoyo de la Comunidad de Madrid, Consejería de Cultura y Deporte
5 de junio 2020
No hay documentos en la cola

Y como no se pudrió: Blancanieves

MADRASTRA – GUERRA

SOLDADO.- Cuando la niña cumplió doce años hacía dos que había empezado la guerra.

Estábamos en ese tiempo en que cualquier acontecimiento cotidiano era precedido por la muerte. Estábamos en ese tiempo en que las victorias se obtenían según la cantidad de niños asesinados.

La guerra entre ejércitos había perdido importancia. Las bajas civiles comenzaron a ser el principal objetivo, y muy pronto los niños se convirtieron en las víctimas favoritas.

Las bombas explotaban en los colegios, en las guarderías, en los orfanatos… Las escondían dentro de las muñecas, o las cubrían con un puñado de caramelos. Apenas había bolsas ni tierra para sepultar a todos los niños asesinados.

«¿Y si los niños crecen, y se les ocurre ser bellos, y vengarse? ¡Hay que matar a los hijos de todos aquellos hombres que hemos asesinado!» Eso decían.

Se había llegado a la conclusión de que la matanza de inocentes era el mejor sistema para debilitar la moral del adversario. Pero en el fondo lo que se había descubierto era la forma de legitimar el inmenso placer que a los hombres les proporciona el ejercicio de la crueldad. Hasta la fecha ninguna hecatombe había impedido nuevas y más sangrientas hecatombes.

Las guerras son como las madrastras perversas. Todas quieren ser las más bellas. Todas se miran en el espejo de otra guerra. Y si reconocen a una víctima más bella que la propia guerra se encargan de perseguirla hasta aniquilarla.

BLANCANIEVES.- ¡Me pregunto si la vida de una niña merece la pena!

 

[Texto extraído de Políticas de la palabra. Esteve Graset, Carlos Marquerie, Sara Molina, Angélica Liddell, ed. Óscar Cornago, Madrid, Fundamentos, 2005, pp. 357-360]

 

 

 

Cerrar

¿Qué quieres encontrar?

Filtro avanzado

Puedes seleccionar en qué documentos buscar y ajustar más agregando palabras del título