Documento
Textos
Autor
Marta Galán
Año de publicación
2008
Referencia bibliográfica
CORNAGO, Óscar (ed.), Éticas del cuerpo. Juan Domínguez, Marta Galán, Fernando Renjifo, Madrid, Fundamentos, 2008, pp. 213-226.
Descargas
Texto original publicado
19 de septiembre 2021
No hay documentos en la cola

Lola

Nota introductoria

LOLA es un espectáculo que nació de mi primer encuentro con el cantante y performer Santiago Maravilla. Gran parte de los fragmentos textuales que aparecen en el espectáculo tienen que ver con la personalidad artística de Santiago. Son textos que he decidido no incluir, o porque son textos improvisados, como el largo monólogo del inicio donde Santiago opina sobre la actualidad futbolística, o porque considero que son textos que tienen que ver con el directo, textos que dependen de la interacción con el público. Si eliminamos los momentos de acción, las letras de las canciones y las imágenes, obtenemos una especie de esqueleto poético que habla poco de la puesta en escena, pero que es lo único que considero susceptible de aparecer como escritura. Lo demás, que es el grueso de la obra, hay que verlo y oírlo. En el escenario. Con Santiago.

1

EL NOVIO

Durante más de 10 minutos, habla solamente de fútbol.

Se sabe de memoria las alineaciones del Barça desde el año de su

fundación.

Compara tácticas.

Dice que el fútbol es una cosa animal.

Instintiva.

Si piensas, pierdes la pelota.

Últimamente me comunico mejor con los animales que con las

personas.

De hecho, las personas no me interesan demasiado.

Ayer, mi novia (que es una persona) va y me dice que me tengo que

deshacer del perro.

Y yo, que últimamente me comunico con ella sólo por escrito, le he

hecho esta pancarta

y le he dejado una nota en la cocina.

La nota dice: “No puedo matar al perro como si fuese una persona,

porque el cariño que tengo por este animal supera el cariño que

tengo o pueda tener por cualquier persona”. Y he subrayado en

fosforito “cualquier persona”.

Cojo al perro y me voy de copas.

Estoy pasando por un momento de desesperación, y cuando paso por

uno de mis momentos de desesperación tengo asumido que me tengo

que conformar con eso: con la desesperación.

Cuando volvemos a casa, encontramos una nota de ella que dice:

“Siempre me dejas fuera de juego”.

Me preocupa. Porque mi novia, sobre fútbol, ¡ni puñetera idea!

Ella nunca ha entendido mi sueño. Debutar con el Barça, en el

Bernabeu. Contra el Madrid. Y en el minuto noventa, cero a cero en el

marcador, corner a favor del Barça y yo subo a rematar.

Sacan el corner. La pelota se arquea hacia el área, la toca un

defensa, el portero, rebota, salto por encima de la defensa, la toco…

GOOOOOOOOLLLLLLLLL!!!!!!

2

LA NOVIA

I

Ayer, va mi padre y me dice una cosa muy bonita.

Me dice que

con el tiempo

empiezas a darte cuenta de que no son sólo

las tetas

el coño

y el culo de una mujer lo que te gusta de ella.

Dice que

con el tiempo

empiezas a apreciar otras cosas.

Mi padre tiene un perro y piensa que su perro es un campeón porque

a veces se escapa de casa.

Dice que cuando se escapa es porque las perras del barrio van altas

y que, cuando vuelve, vuelve con la cabeza bien alta.

Con cara de bien follado.

Pero yo lo que creo es que el perro es un cínico y mi padre también.

De todas formas, me gusta pensar que

con el tiempo

uno de esos tíos que se acercan y me dicen:

“hola, ¿estás sola?”

descubra en mí esas otras cosas.

II

No es que sea un putón.

Lo que pasa es que cuando bebo me pongo caliente.

Y estoy bebiendo.

Quizá no es el momento más adecuado

pero me pasa.

Y es una putada, porque cuanto más follo, más pienso en la muerte.

O al revés: cuanto más pienso en la muerte, más ganas tengo de

follar.

Con las películas porno me pasa lo mismo.

Después de flipar un rato con

los coños

las pollas

las posturas

los gritos

tengo la sensación de que los actores

en cualquier momento

la van a palmar.

Parece que si.

Pienso: ¡ya está, ahora!

en el siguiente plano la palman.

Pero no.

Nunca la palman.

Como en los partos.

¿Por qué coño le llamarán parto?

Te suelto aquí y yo parto.

Me voy.

Me las piro.

Cuando era pequeña vivía en Firenze

y durante el verano me mandaban a Napoli

junto al mar

a casa de dos tías solteras.

Digamos que me soltaban en Napoli.

Uno de esos veranos

estalló la guerra.

No sé muy bien qué guerra.

Cualquier guerra.

Una guerra.

El caso es que estuve dos años separada de mis padres.

Esa fue la primera vez que me abandonaron.

Después ha ocurrido otras veces

pero nunca ha significado lo mismo.

III

A la primera hostia que me da

pienso

esta es la primera y va a ser la última hostia que me va a dar.

Así que salgo de casa con lo puesto.

En chándal.

Con la cara hecha un cromo

y la Visa en el bolsillo.

Pillo el coche y en veinte minutos me planto en el centro comercial.

Lo primero: la peluquería.

Les pido que me corten al uno y que me tiñan de platino.

Entro en una tienda y me compro

un par de vestidos

un pantalón vaquero

y un traje chaqueta que me dejo puesto.

Pago con Visa y cambio de boutique.

Compro una samsonite con ruedas

unas gafas de sol

y, en otra tienda, una escopeta.

De las más sencillas.

Fácil de manejar.

Lo cargo todo en el maletero y pillo la autopista para llegar antes.

Aparco en doble fila y entro por la puerta de atrás

por la puerta del jardín.

Voy a la habitación

cojo el pasaporte y algo de dinero que tenemos siempre allí para

emergencias

bajo al comedor

me acerco por detrás

le pego un tiro en la cabeza

apago la tele

y salgo de casa.

Directa al aeropuerto.

“last minute a las Bahamas”

IV

Entonces, la princesa se quedó dormida.

Dormida eternamente.

Bueno, no exactamente.

Su sueño sería sueño hasta que el príncipe la encontrara

dormida entre flores y maleza

y la despertara con un beso.

V

A esto que nos pasa

yo no sé si lo llamaría amor.

Esto no es amor.

Yo lo llamaría

una necesidad razonable de tener

un compañero en la vida

a lo largo de la vida

y para toda la vida.

Me abrazas y me llamas

mi vida

mi alma

mi chocho

mi corazón

y eso me confunde.

Ya no sé lo que es mío y lo que es tuyo.

Ya no sé qué partes de mi misma te corresponden y cuáles siguen

siendo mías.

Es como si hubiéramos intercambiado las piezas de dos puzzles: el

tuyo y el mío.

Y ahora, cuando me pongo a hacer mi puzzle, siento que me faltan

piezas

y que hay otras que no encajan.

Estoy a tu lado y me siento sola.

Y pienso: ¡vaya gilipollez!

No tiene sentido.

Un día te mueres y ya está: dejas de estar sola.

Te pasas la vida sola rodeada de gente que dice que te quiere

y, cuando te mueres, ya está: dejas de estar sola.

Son los demás, los que se quedan solos.

A veces me sorprendo deseando hacer algo bonito contigo.

Algo excitante.

Salir a la calle un día de tormenta

y que nos besemos

y que lloremos los dos juntos chorreando agua.

Y decirte: ¡joder! No es nada fácil todo esto.

No sé lo que me pasa

no sé lo que te pasa

no sé lo que nos pasa

pero, ¡joder!, no es nada fácil todo esto.

VI

Te van a enseñar mil maneras

de estar a la altura de las circunstancias

de ser la más preparada

la más capacitada

la mejor.

Diles que prefieres

temblar de miedo

y que te abracen.

Tener una vida miserable

si te toca

y tener el valor de seguir adelante.

Estar sola

no querer estar sola y

sin embargo

ser capaz de seguir sola.

Diles que las tías duras

para la política

para los negocios

para las películas de acción.

Que a ti lo que te gustaría es verle

a él

alguna vez

desesperado.

¡Plato!

 

Cerrar

¿Qué quieres encontrar?

Filtro avanzado

Puedes seleccionar en qué documentos buscar y ajustar más agregando palabras del título