Documento
Textos
Autor
Angélica Liddell 
Año de publicación
2009
Referencia bibliográfica
La casa de la fuerza. Te haré invencible con mi derrota, Anfaegtelse, La Uña Rota, 2011.
3 de agosto 2020
No hay documentos en la cola

Te haré invencible con mi derrrota

(Estoy aquí, Jackie, no te dejo, no te dejo, estoy aquí) – no se escucha –

¿Por qué?

Esa es la pregunta del dolor.

¿Por qué?

¿Por qué nos cargaste de sufrimiento si no nos diste fuerzas para soportarlo?

¿Por qué?

¿Por qué me arrancaré la carne con mis propios dientes y seguiré amándote?

¿Por qué?

¿Por qué no me quitas la rebelión?

Si estás decidido a seguir jodiéndome la vida, a seguir humillándome, a seguir dándome por el culo, a seguir haciéndome daño, a seguir mintiéndome, engañándome, por qué no me quitas al menos la rebelión. Hazme sumisa. Quítame la rebelión. ¿Por qué no me quitas la rebelión?.

¿Por qué la gente quiere ayudarme a ser feliz?

No necesito ayuda para ser feliz, para ser feliz necesito que me dejes en paz, necesito que me dejes sola, necesito que te vayas a la mierda, necesito que dejes de joderme la vida. No necesito ayuda para ser feliz. Necesito la respuesta de dios. Necesito pelear con dios. Necesito los puños de dios.

Y qué pasará cuando los hijos de la gran puta que me han jodido la vida, imbéciles, egoístas y cobardes, qué pasara cuando los cuatro hijos de la gran puta me vean en el suelo, retorciéndome de dolor, porque ya no pueda más, porque ya no puedan joderme más, cuando me vean retorciéndome en el suelo gritando, NO, NO, NO, NO, entonces los hijos de puta me preguntarán, pero qué te pasa, por qué estás así, qué es lo qué quieres, qué es lo que cojones quieres, y yo les contestaré: ESPERANZA, QUIERO ESPERANZA

A veces Jackie me habla, aparece en una esquina de mi casa, empieza a soltar números y siglas que parecen contraseñas militares, resplandece un segundo y se marcha

Estoy de parte de Jackie,

El mundo puede permanecer solitario

Jackie conmigo y yo con Jackie

Y por tanto

puedo mofarme de las falsas lenguas

Quiero evitar el peligro de separarme de ti, Jackie, quiero ser un miembro eterno de tu cuerpo.

Mira, voy a apagar las luces. Quiero que me empieces y que me acabes. Empiézame y acábame de una puta vez. Haz conmigo lo que quieras. Llevo dentro mucho dolor. Mi muerte a cambio de tu pelo.

Soy la parte más pequeña del mundo. Guárdame, Jackie, te lo pido, guárdame.

Tengo una sensación de soldado, no sé muy bien en qué frente he luchado ni en nombre de qué, no sé muy bien explicar por qué todavía estoy aquí. ¿Por qué esperé tanto de la vida? ¿Por qué? A veces los soldados se portan peor en la paz que en la guerra, la vida saca nuestra peor parte y en la guerra damos lo mejor. Por eso siempre quiero estar en guerra. No hace falta disparar a alguien para ser malvado, podemos ser malvados en la cola del cine, eso es lo que nos designa como hombres.

Pero hoy es un buen día, Jackie. Y en los días buenos se prepara nuestra locura, nuestra enfermedad y nuestra muerte. La locura perfecciona nuestro pensamiento. La muerte perfecciona nuestra vida. Y por eso te digo, Jackie, que ojala les hubiera conocido a todos ya muertos.

Ven guerrera amable, espada de alegría, no tardes, te espero con todo mi corazón. Háblame, por favor, háblame, dime algo bonito.

 

Cerrar

¿Qué quieres encontrar?

Filtro avanzado

Puedes seleccionar en qué documentos buscar y ajustar más agregando palabras del título