Documento
Obras
Artista
Federico León
Año
2003
Créditos
Textos: Fedor Dostoievski y Federico León.
Intepretación: Miguel Ángel Olivera, Ignacio Rogers, Germán De Silva, Julián Tello, Emanuel Torres.
Iluminación: Alejandro Le Roux.
Lugar estreno: Kunsten Festival des Arts > Bruselas
Presencia en festivales
Hebbel Theater (Berlin), Holland Festival (Amsterdam), IV Festival Internacional de Buenos Aires, Mousonturm (Frankfurt), Teatro CDDB (Lorient, Francia), Festival Internacional de Módena, Festival de Otoño (Madrid), La Rose des Vents, Teatro Garonne (Toulouse), Festival d'Automne (París).
Etiquetas
28 de septiembre 2021
No hay documentos en la cola

El adolescente

Inspirada en la escritura polifónica de Dostoievski antes que en su temática, esta obra trata de crear un efecto característico en la obra de León de estar construyén-dose desde un presente inmediato y conflictivo, el presente de la escritura, proyectado ahora sobre un escenario, en el que unas y otras voces, cuerpos y emociones, tipos de actuación y registros estilísticos, adquieren autonomía para desarrollar un camino propio que crece a base de encuentros y desencuentros, choques y mezclas, creando un ritmo que empuja de manera específica esta escritura/actuación, tras la que termina desapareciendo la mano del director. Esta impresión de presente, de estar-haciéndose, desenvolviéndose desde dentro, empujada por una fuerza intrínseca, es lo que León traslada a un mundo escénico construido sobre el conflicto entre dos tipos de energía física, de mentalidad y actitudes claramente diferenciados, el de los adolescentes frente a los adultos. La adolescencia remite a un mundo inestable, atravesado por emociones contradictorias e incluso caprichosas, recorridos erráticos vividos en ese continuo presente que es también el de la escritura; un mundo en el que un proyecto de persona está todavía abierto, dispuesto a experimentarlo al máximo, al ritmo de una energía no plegada aún a los intereses o lógicas que van a conformar el mundo de los adultos, cerrándolo sobre sí mismo. «Hay más un mundo interior» afirma León (2005: 250), mucho más potente que lo que se pueda exteriorizar. Y la exteriorización tiene que ver con golpes y con balbuceos.» Esta forma de ser se proyecta como una forma de escritura escénica, es decir, de actuación, inspirada en Dostoievski, pero igualmente se podría pensar en otros mundos literarios cercanos a la cultura argentina, como el de Witold Gombrowicz, cuya obra también ha llenado los escenarios porteños en los últimos años. La blandura todavía sin formar del cuerpo, reflejo de un universo de ideas y emociones que se están aún construyendo, que necesitan todavía ser confrontadas, define un escenario recorrido por acciones apasionadas y ridículas, patéticas y poéticas al mismo tiempo. Todo se ello se despliega bajo la presencia de los cuerpos y la mentalidad de dos actores adultos que tratan de ser aceptados por los adolescentes. De este conflicto fundamental surge la obra, creciendo desde dentro a partir de acciones básicas, ejercicios físicos llevados al extremo, canciones de instituto entonadas a coro con acompañamiento de guitarra, acciones violentas, arengas morales y enfrentamientos físicos que preceden a la reconciliación.

Cerrar

¿Qué quieres encontrar?

Filtro avanzado

Puedes seleccionar en qué documentos buscar y ajustar más agregando palabras del título